Dani Rodrik

Tiene futuro la globalización

¿Tiene futuro la globalización?

La Fundación Rafael del Pino acogió la Conferencia Magistral de Dani Rodrik titulada “¿Tiene futuro la globalización?”, dentro del ciclo de conferencias magistrales “Enseñanzas de la crisis”, el día 24 de junio de 2010.

Dani Rodrik afirmó que “los mercados cada vez son más globales y, por ello, las reglas e instituciones que necesitan para supervisarlas también han de serlo. Es una visión muy atractiva, pero creo que tiene muchos límites, de tipo práctico en primer lugar, porque es muy difícil que los gobiernos lleguen a un acuerdo y pongan en marcha una regulación global coordinada. Pero más importantes aun son las razones de peso que explican porqué ese conjunto universal de políticas y reglas no van a satisfacer las necesidades de un grupo de países que son distintos. Las políticas que necesitan India o China son muy distintas de las que necesita Europa. Los países de Occidente mantienen diferentes opiniones respecto a las medidas apropiadas para los mercados financieros, incluso entre los miembros de la Unión Europea. Y éstas son diferencias reales que no van a desaparecer porque asumamos que no existen o por muchas reuniones que mantenga el G-20. Es un camino peligroso, ya que puede llevar a lograr acuerdos regidos por la ley del mínimo común denominador y estos acuerdos dan la falsa sensación de haber alcanzado un logro importante, cuando, en realidad, no son suficientemente sólidos. Hemos de entender que ésto sólo puede llevarnos a logros limitados y, por eso, hemos de crear una economía global que se asiente en sólidas regulaciones nacionales, lo que significará que con diferentes regulaciones nacionales no tendremos mercados globales necesariamente. Eso lleva a ciertas limitaciones de la globalización, sí, pero que la harán más sostenible y más saludable que la actual, basada en ese camino falso, a mi juicio, de reglas globales”.

Respecto al futuro de la globalización, Dani Rodrik sostuvo que “La economía mundial atraviesa momentos muy duros y pensar que, pase lo que pase, la globalización seguirá adelante, es un error. La Historia nos previene contra la complacencia. Hemos visto surgir y caer la globalización con anterioridad y por ello debemos entender que para que exista una economía global saludable hay que cuidarla; no mantendrá la salud por sí misma. Siempre he abogado por un mayor equilibrio entre mercados globales y los poderes de los gobiernos nacionales para legislar. Por ello, creo que debemos luchar por un mejor equilibrio entre la visión desde una perspectiva de los mercados globales y la que tienen los gobiernos en su empeño para lograr el crecimiento económico y la armonía de las sociedades nacionales. Creo que en las últimas dos o tres décadas hemos ido demasiado lejos y hemos estrechado el espacio de maniobra de los gobiernos para lograr esos objetivos. Si reconsideramos esto, la economía global se recuperará; si no, seguiremos con problemas en el horizonte”.