Juergen B. Donges

La fundación Rafael del Pino la conferencia magistral de Juergen Donges "Crecimiento o austeridad, un falso dilema"  En Madrid el 25 de noviembre de 2014.

Cómo asegurar la viabilidad de la zona euro

La Fundación Rafael del Pino acogió la Conferencia Magistral de Juergen B. Donges titulada “Cómo asegurar la viabilidad de la zona euro” el día 19 de mayo de 2011.

Juergen B. Donges afirmó: “Lo que determina la fortaleza (o debilidad) de una moneda es, a medio plazo, la tasa de inflación interior en comparación con la que registran otros países. A este respecto, el BCE ha mostrado una mayor determinación de estabilidad que la Reserva Federal, incluso cuando tuvo que aplicar, en los últimos años, políticas monetarias anti-crisis (convencionales y no convencionales) que necesariamente inyectaban excesiva liquidez al sistema. Esto es muy importante. Si el BCE fuera permisivo con respecto a la inflación, entonces sí peligraría el euro. Lo mismo cabe decir si los gobiernos tomaran la costumbre de presionar al BCE a que comprara bonos estatales, incluidos los de dudosa calidad, como ocurrió dentro del programa de rescate de Grecia del mayo de 2010”.

Respecto a la posibilidad de quiebra de un Estado miembro de la Unión Monetaria, Juergen B. Donges sostuvo que “tiene que haber un mecanismo para la resolución de quiebras de Estado, si ésta supone el ‘último recurso’. Eso que tan patéticamente suelen declarar nuestros dirigentes políticos – ‘no dejaremos caer a ningún socio’ – puede revelarse como una quimera. En el caso de Grecia, se intensifican los rumores de que habrá que proceder a una reestructuración de la deuda soberana. Esto lo habíamos pronosticado numerosos analistas ya hace tiempo, puesto que era fácil calcular que, incluso con un plan de austeridad presupuestaria, el ya elevado ratio de la deuda helena sobre el PIB iba a seguir aumentando; ahora pensamos que hasta el 160% en 2013. Un país como Grecia, con una manifiesta debilidad de crecimiento económico, no puede soportar algo semejante. Los requisitos drásticos del ajuste tienen un efecto contractivo sobre la economía, sin que haya, a corto plazo, una válvula para llevar a cabo el ajuste también mediante un crecimiento de la producción (como sería el caso de poder devaluar la moneda). Pero decir esto era políticamente incorrecto. Tarde o temprano los mercados, despiadados como son, les recuerdan a los políticos lo que es la realidad”