Diálogo entre Francisco García Paramés y Carlos Rodríguez Braun

La Fundación Raael del Pino celebra la conferencia magistral de Francisco García Paramés "Invertir a largo plazo", en Madrid el 26 de octubre de 2016.

Invirtiendo a largo plazo

La Fundación Rafael del Pino organizó, el 25 de octubre de 2016, la diálogo entre Francisco García Paramés y Carlos Rodríguez Braun con motivo de su último libro “invirtiendo a largo plazo”, publicado por Deusto.

Francisco García Paramés, es uno de los principales gestores de inversiones en España. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, y MBA por el IESE, en 1989 se incorporó a la empresa Bestinver Gestión, perteneciente a la multinacional Acciona, donde llegó a gestionar 10.000 millones de euros y en la que alcanzó el cargo de director general de inversiones. Presentó su dimisión el 20 de septiembre de 2014, salida que causó un gran revuelo en el entorno financiero español. Autodidacta, su estilo de gestión se basa en la aplicación estricta de los principios de la escuela de la inversión en valor, en el marco de la teoría austriaca del ciclo económico, y se considera un fiel discípulo de Warren Buffett.

Además de su experiencia personal y profesional, Garcia Paramés explica las claves del proceso inversor. Primero establece el marco de referencia económico adecuado, en su caso el de la escuela austriaca de la que comenta a sus autores de referencia y qué ha aprendido de cada uno de ellos. A continuación habla de las diferencias entre activos reales y activos monetarios, y de la inversión pasiva, semipasiva y activa. Asimismo nos explica qué tipos de acciones debemos buscar y dónde encontrarlas, al tiempo que nos ilustra sobre el origen último de las oportunidades: nuestras emociones.

RESUMEN
Con motivo de la presentación de su libro “Invirtiendo a largo plazo”, el pasado 25 de octubre tuvo lugar, en la Fundación Rafael del Pino, el diálogo con Francisco García Paramés, uno de los principales gestores de inversiones en España.

Paramés, conocido por su filosofía de invertir en valor, explicó que esta estrategia consiste en invertir con cierto sentido común, en hacer las cosas con lógica. No se trata solo de comprar barato, sino de valorar más la calidad de las empresas en las que se invierte, lo que a veces lleva a pagar un poco más por eso. Y luego es necesario tener fortaleza psicológica para mantener las decisiones en momentos en los que el mercado las está llevando a pérdidas, porque se trata de invertir a largo plazo, no a corto.

Paramés explicó que las fórmulas que aplicaban en la universidad no le servían. Lo que sentía era necesidad de aplicar el sentido común para analizar y entender lo que están haciendo las personas en el mercado. En este sentido destacó que no se puede extrapolar el pasado para predecir el futuro, como hacen los modelos matemáticos.

En su estrategia, Paramés tiende a invertir en empresas familiares porque las gestoras de inversiones no pueden sentarse en todos los consejos para controlar lo que hacen los ejecutivos, cuyos intereses no siempre están alineados con los de las empresas. Por ello, prefiere dejar esa función a las familias que controlan las empresas, ya que cuando una parte importante de su patrimonio es la participación en la empresa, sus intereses se alinean con los de ella. Aun así, nunca invirtió en Inditex, como reconoce en su libro, porque siempre consideró que la empresa estaba cara.

Defender una estrategia de inversión a largo plazo no es fácil porque los altibajos del mercado pueden dar lugar a pérdidas significativas en determinados momentos del tiempo. Lo que hay que hacer es convencer con el trabajo de que la inversión a largo plazo es buena, demostrando que se puede hacer. Hay que tener en cuenta que funciona muy despacio, pero no hay otra alternativa.

En este sentido, recordó las grandes pérdidas que se produjeron en algún momento de la crisis, pero explicó a sus clientes que esto son circunstancias extraordinarias que se producen de tarde en tarde, y que las empresas en las que estaban invertidos eran buenas y solo tenían un problema de liquidez. En este contexto, incrementaron enormemente la comunicación con los clientes, les dieron muchísima información sobre sus carteras de inversión, y los clientes respondieron bien.

Paramés señaló que, al analizar las empresas, no presta atención al contexto macroeconómico. Como éste es impredecible, explicó, no tiene sentido dedicarle un tiempo que es escaso. El trabajo debe concentrarse en lo predecible, como es la situación de las empresas y de los sectores en los que operan.

Compartir