Pedro L. Alonso

Los grandes retos de la salud global

Los grandes retos de la salud global: hacia la erradicación de la malaria

La Fundación Rafael del Pino acogió, el día 30 de mayo de 2012, la Conferencia Magistral “Los grandes retos de la salud global:hacia la erradicación de la malaria”, que pronunció Pedro L. Alonso, Director del Instituto de Salud Global de Barcelona, ISGlobal.

Según Pedro Alonso, “El mundo ha mejorado sobretodo para algunos pero muchos otros han quedado excluidos del progreso desde el punto de vista de mejora de la salud. Posiblemente durante los últimos diez mil años, la salud de las poblaciones no mejoró de forma significativa y el diferencial entre los más ricos y los menos ricos, en términos de salud, era relativamente pequeño. Nunca había ocurrido una cosa ni remotamente parecida en que en un espacio de tiempo tan relativamente corto; las poblaciones mundiales han cambiado con una rapidez y profundidad tal, que algunos se han atrevido a hablar, del siglo pasado, como el Siglo Prodigioso. […] Seguimos teniendo un problema de pobreza: más de mil millones de personas viven con alrededor de un dólar al día y, para ese segmento de nuestra población mundial, de algo más de mil millones de personas, las enfermedades transmisibles siguen siendo la principal causa de enfermedad, muerte y subdesarrollo. Las cifras atribuñidas a la malaria son de alrededor de un muerto cada treinta segundos, entre trescientos y quinientos millones de casos clínicos al año. Hablamos de una enfermedad endémica todavía; por tanto, con transmisión activa en algo mas de cien países, que suponen algo mas del 40 por ciento de la población mundial”.

Respecto a la situación actual en el proceso de desarrollo de una vacuna contra la malaria, el Doctor Alonso estableció cuatro pasos: “Primero, confirmar los perfiles de seguridad; segundo, confirmar los niveles de eficacia. Estos dos primeros pasos parecen razonables. Hay un tercer elemento, todavía relativamente poco discutido y que es un punto de preocupación que es la duración de protección; y, en cuarto lugar, el estudio en Fase 3 formal, aunque tiene dos grupos de edad: uno, de cinco a diecisiete meses, en un momento de la vacunación y, el otro, de recién nacidos. El objetivo central [del proyecto] es a través de los recién nacidos, para integrarlo en el programa de vacunación y, por lo tanto, utilizar un vehículo ya existente. En ese sentido, la implementación debería ser relativamente fácil, tal como es la introducción de la vacuna de neumococo o haemophilus”.