La Metamorfosis del FMI. 2009-2011

La Metamorfosis del FMI. 2009-2011

Ángel Luis López-Roa, Consejero Ejecutivo del Banco de España; Agustín Carstens, Gobernador del Banco de México; Rodrigo de Rato, Presidente de Bankia; y Pablo Moreno, autor de la obra (11/05/2012)

La Fundación Rafael del Pino ha albergado, el día 11 de mayo, la presentación del libro “La Metamorfosis del FMI. 2009-2011”, editado por Thomson Reuters.

En el acto han intervenido Ángel Luis López-Roa, Consejero Ejecutivo del Banco de España; Agustín Carstens, Gobernador del Banco de México; Rodrigo de Rato, Presidente de Bankia; y Pablo Moreno, autor de la obra.

Pablo Moreno cree que: “El Fondo ha sido una institución que ha sabido perfectamente adaptarse a la nueva realidad: ha reconocido sus errores -la supervisión antes de la crisis no fue lo suficientemente incisiva-. Se habían detectado los problemas pero no se anunciaron con la suficiente claridad y yo creo que ha aprendido de esta crisis y ha salido reforzada […]. Quizá,s en la situación estrictamente actual que tiene que ver con la situación en Europa, está siendo un socio muy importante de la Unión Europea, ahí están los programas que se están financiando ahora dentro de la UE, es una co-finaciación entre el FMI y los nuevos fondos europeos que se han creado. Hay una estrecha colaboración para realizar los seguimientos de los distintos programas así como la supervisión que se está reforzando ahora en la zona del euro”.

El autor del libro describe el futuro de la institución: “[El FMI] ha conseguido apuntalar una serie de reformas gracias a la crisis; en este sentido, confirmando el recurrente argumento de la crisis como oportunidad, ha conseguido apuntalar una serie de reformas en todos sus frentes. Ahora tiene una política de préstamo mucho más potente y un mayor músculo financiero. Por tanto podrá ser la institución para lo que nació: una institución para asistir a los países en situaciones de crisis. En el resto de los frentes, la gobernanza también esta apuntalada; es una institución más equilibrada y por tanto esto da garantía, de cara al futuro, de que las decisiones van a tener mejor en cuenta las opiniones e intereses de economías avanzadas y emergentes. Una tarea importante, es mejorar su política de vigilancia y alertar con mayor antelación de los riesgos en el sistema económico internacional”.