Carta del Fundador

Carta del director

Carta del Fundador (Madrid, 2001)

El objetivo de la Fundación Rafael del Pino es contribuir a la mejora de los conocimientos de los dirigentes de la España del futuro, al impulso de la iniciativa individual y al fomento de los principios de libre mercado y libertad de empresa.

Nuestros dirigentes han demostrado durante muchos años que con tenacidad y esfuerzo pueden alcanzarse lugares de excelencia en todos los campos del saber y de la actividad profesional y empresarial. Por ello, creo que merece la pena dedicar nuestro esfuerzo para que tanto los dirigentes españoles de hoy como los del futuro puedan desarrollar con todo éxito sus capacidades en un mundo progresivamente globalizado en el que la competitividad es una referencia fundamental.

La Fundación no circunscribe el concepto de dirigente al mundo empresarial. La noción de dirigente debe referirse a un amplio abanico de actividades relacionadas con distintos campos del saber entre los que destaco los siguientes: la economía y la empresa, el derecho y la justicia, los medios de comunicación, la política y la gestión pública, las relaciones internacionales y la enseñanza.

Nuestro patrimonio histórico y cultural es importante. Por ello, la Fundación también desea promover el conocimiento de la historia, contribuir a la defensa del patrimonio cultural hispánico y favorecer la creciente importancia de la lengua española como vehículo de comunicación en el mundo.

He creado la Fundación Rafael del Pino para devolver a la sociedad española parte de lo que esta misma sociedad me ha dado a lo largo de mi vida personal y profesional. Ha sido mi deseo que la Fundación sea independiente y cuente con una larga vida. Para ello cuento con el compromiso de mi familia.

Durante mi dilatada actividad empresarial he aprendido que las instituciones, como ocurre con los edificios o las carreteras, se construyen paso a paso, con cierta prisa y, sobre todo, sin interrupciones. Los objetivos deben alcanzarse también con deseo de excelencia. Espero que la Fundación los persiga con el espíritu de esfuerzo que ha animado a todos mis colaboradores durante más de 50 años de vida profesional.

Rafael del Pino y Moreno

Compartir