El futuro del Tratado Constitucional Europeo y los escenarios de salida a la situación actual

El futuro del Tratado Constitucional Europeo

Íñigo Méndez de Vigo. Instituto de Estudios Europeos de la Universidad San Pablo CEU de Madrid e Instituto Universitario Europeo de Florencia

La Fundación Rafael del Pino y la Universidad CEU San Pablo, a través del Instituto de Estudios Europeos, firmaron un convenio de investigación el 22 de diciembre de 2006 con el objetivo de profundizar en el estudio, el análisis y la comprensión de la Carta Magna de la Unión Europea, el futuro del Tratado Constitucional Europeo y los escenarios de alternativas de futuro.

En la primera fase del proyecto el equipo de investigación dirigido por Iñigo Méndez de Vigo, Parlamentario europeo, identificó las principales innovaciones y su contribución a la Unión, concluyendo que:

  1. El Tratado Constitucional Europeo contiene innovaciones que tratan de mejorar la eficacia, democracia, transparencia y visibilidad de la Unión. El grupo ha analizado asimismo las carencias del Tratado Constitucional con vistas a su posible discusión futura.
  2. El informe destaca el Coste de la No Constitución, es decir, la pérdida que se produciría si no entrara en vigor el Tratado Constitucional Europeo. La Unión Europea, ampliada a 27 Estados miembros, precisa la entrada en vigor de estas mejoras.
  3. El informe también señala que algunas de estas innovaciones podrían alcanzarse, aunque no entrase en vigor el Tratado Constitucional en su versión actual, a través de otras vías.
  4. El informe es una primera aproximación al estudio, que se desarrollará progresivamente, sobre los escenarios y alternativas posibles en relación con el Tratado Constitucional europeo y el futuro de la Unión Europea.

En la segunda fase del proyecto el equipo de investigación analizó los distintos escenarios que se plantean para salir de la situación actual y propondrá una alternativa. Los resultados alcazados se presentarón en Bruselas, ante la Unión Europea, el pasado 30 de mayo de 2007.

El estudio, presentado por el presidente del Instituto Universitario de Estudios Europeos de la Universidad CEU San Pablo de Madrid, Marcelino Oreja y el eurodiputado, catedrático a. h. Jean Monnet y responsable de la investigación, Iñigo Méndez de Vigo, advierte que la no entrada en vigor de las innovaciones del Tratado Constitucional generaría una pérdida importante para la Unión Europea (Coste de la No Constitución) por lo que es necesario trabajar sobre el texto del Tratado Constitucional.

El estudio analiza cuatro escenarios para salir del “impasse” creado por el rechazo al Tratado Constitucional en Francia y en Holanda. (1) Posibles mejoras sin reforma de los Tratados; (2) versión reducida del Tratado Constitucional (mini-Tratado); (3) propuesta de un nuevo tratado que alterase la forma pero mantuviese la sustancia del texto constitucional; (4) mejorar el Tratado Constitucional (Tratado Plus).

El estudio defiende la opción (4), un nuevo Tratado (Tratado plus) que simplifique el Tratado Constitucional e incorpore nuevas mejoras al texto actual. Esta opción se materializaría en dos nuevos Tratados sustituirían a los Tratados vigentes:

  • Un primer Tratado que sustituiría al actual Tratado de la Unión Europea y que incorporaría la Parte I del Tratado Constitucional y preferiblemente el texto íntegro de la Parte II, aquellos aspectos relativos a la política exterior y de seguridad común y los asuntos de justicia e interior que implicaran la desaparición de los pilares intergubernamentales y una versión revisada de la Parte IV.
  • Un segundo Tratado donde fueran recogidas las innovaciones de la Parte III del Tratado Constitucional y las mejoras propuestas en la próxima Conferencia Intergubernamental. Para la aprobación del texto de este segundo Tratado, se podría utilizar el método tradicional de modificación del Derecho originario (no aprobación del nuevo texto consolidado sino simplemente de las enmiendas al texto vigente).
  • Protocolos y declaraciones anexos a ambos Tratados en la medida de lo necesario. Ambos Tratados tendrían grados de rigidez diferente para su revisión.

El resultado final de la investigación desarrollada se ha plasmado en un libro publicado por la editorial Planeta bajo el título “¿Qué fue de la Constitución Europea?, El Tratado de Lisboa: un camino hacia el futuro.”