Free Market Roadshow: el mundo tras el Brexit y el populismo

Instituto Juan de Mariana

La Fundación Rafael del Pino colaboró con el Instituto Juan de Mariana en la organización del Free Market Road Show e22 de marzo de 2017.

En los últimos tiempos, ciertos acontecimientos están desconcertando al mundo: Gran Bretaña ha decidido abandonar la Unión Europa, Donald Trump ha sido elegido nuevo presidente de los Estados Unidos y el populismo se ha convertido en el fenómeno político de moda. ¿Cómo afectarán estos hechos al libre comercio, el desarrollo y la prosperidad en Europa? ¿Qué cambios se están observando en nuestra sociedad y sus valores? ¿Está en riesgo la libertad individual?.

El acto se desarrolló de acuerdo con el siguiente programa:

16.30-16.40: BIENVENIDA

PANEL 1: ¿ESTAMOS ANTE EL FIN DEL LIBRE COMERCIO?

16.50-17.00: Apertura del panel: “30 años de progreso global”, Juan Ramón Rallo, Director del Instituto Juan de Mariana

16.50-17.50: Mesa redonda

Moderador:
John Müller, Adjunto al Director del diario El Español

Participantes en el coloquio:
Ron Manners, Director de Mannwest Group.
Daniel Lacalle, gestor de fondos de inversión (pendiente de confirmación).
John Chrisholm, CEO of John Chisholm Ventures.
Diego Sánchez de la Cruz, periodista económico.

PANEL 2: TIEMPOS DIFÍCILES EN UNA SOCIEDAD POLARIZADA

17.50-18.00: Apertura del panel: “El populismo liberal”, Carlos Rodríguez Braun, Catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense

18.00-19.00: Mesa redonda

Moderadora:
María Blanco, Profesora de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad CEU San Pablo.

Participantes en el coloquio:
Gloria Álvarez, politóloga.
Federico Fernández, Senior Fellow del Austrian Economics Center.
Adrián Rodríguez, filósofo y psicólogo.
Enrique Couto, analista financiero y cofundador de VisualPolitik.

19:20-20:30.
PANEL 3: LA BUROCRACIA CONTRA LA PROSPERIDAD: DEL “RULE OF LAW” AL LABERINTO REGULATORIO

Moderador:
Francisco Capella, responsable del área de Ciencia y Ética del Instituto Juan de Mariana.

Participantes en el coloquio:
Jaime Rodríguez de Santiago, General Manager de BlablaCar para España y Portugal.
Andrea Martos Esteban, bioquímica especializada en ingeniería y diseño farmacéutico.
Sara Rodríguez, Manager Asuntos Públicos y Relaciones Institucionales de Sharing España.
20.30: CLAUSURA

RESUMEN

El 22 de marzo de 2017 tuvo lugar en la Fundación Rafael del Pino la edición anual del Free Market Road Show que, en esta ocasión, tuvo como tema principal el auge del populismo. El acto incluyó tres mesas redondas: una sobre el posible fin del comercio libre, una segunda que analizó la polarización que se está produciendo en las sociedades actuales, y una última en la que se debatió sobre regulación.

PANEL 1: ¿Estamos ante el fin de libre comercio?
Según Ron Manners, director de Mannwest Group (Australia), la mala reputación que sufre el comercio libre obedece a la acción de los grupos de interés particulares, que trabajan intensamente para conseguir sus propios fines.

Para John Chisholm, CEO de John Chisholm Venture (Estados Unidos), la evidencia indica que puede estar iniciándose un proceso de desglobalización, al menos a corto plazo. Pese a ello, considera que el mundo volverá a descubrir los beneficios del comercio libre, entre otras cosas gracias a los avances tecnológicos. A corto plazo, el problema es que los beneficios del proteccionismo se pueden identificar claramente, mientras que los beneficios del comercio libre se distribuyen ampliamente y no se aprecian en un primer vistazo a corto con tanta sencillez.
Domingo Soriano, periodista de Libertad Digital, considera que se va a intentar dar marcha atrás en el libre comercio. Sin embargo, piensa que la imagen de la globalización no es tan mala. También cree que los enemigos del comercio libre no van a tener tantas oportunidades para levantar barreras en su contra porque el cambio que estamos viviendo es mucho más rápido.

Diego Sánchez de la Cruz, periodista económico, indicó que en las cuatro horas que duraría Free Market Road Show, 35.000 persona en todo el mundo saldrían de la pobreza gracias a esa globalización que vilipendian los defensores de los pobres. Él se considera optimista respecto al futuro del libre comercio porque en Estados Unidos existe un sistema institucional que se puede enfrentar a Donald Trump. A su juicio, va a ser difícil avanzar en la globalización, pero no se va a registrar un retroceso.

La globalización, no obstante, tiene ganadores y perdedores. Para Manners hay perdedores, pero porque el cambio exige nuevas cualificaciones y por todo lo que se come el Estado con los impuestos. Chilsholm, por su parte, indica que hay algunos perdedores a corto plazo, pero que, a largo plazo, ganamos todos. En los últimos siglos, dijo, la gente perdió su trabajo en la agricultura, pero lo encontró en otros sectores. Además, las cadenas globales de valor permiten que los productos finales sean más baratos y puso como ejemplo el iPhone, que tendría un precio muchísimo más elevado si se produjese íntegramente en Estados Unidos. Soriano considera que el problema reside en la regulación del mercado de trabajo, porque la globalización no ha afectado tanto, aunque la gente siente que sí. Y para Sánchez, la globalización iguala el terreno de juego para todos e incorpora a miles de personas al mundo laboral. El problema reside en las rigideces en dicho mercado que se imponen las sociedades.

Chilsholm añadió a todo lo anterior que no se puede culpar a la globalización del declive de esa clase empresarial que genera puestos de trabajo y riqueza, sino todo lo contrario. Cuanta más globalización hay, más oportunidades existen para las personas emprendedoras.

Respecto a si es legítimo un proteccionismo defensivo, todos los miembros de la mesa se mostraron contrarios a esta idea.

A continuación, intervino Carlos Rodríguez Braun, catedrático de Historia del Pensamiento Económico de la Universidad Complutense de Madrid, quien indicó que el liberalismo no puede ser populista; lo que puede y debe ser es popular. En este sentido, es preciso fijarse en el sustrato de valores y principios de la gente, que puede ayudar al liberalismo a conectar con ella más de lo que se piensa, como pusieron de manifiesto, por ejemplo, las manifestaciones contra el impuesto de sucesiones en Oviedo y Sevilla. Por ello, existe la posibilidad de buscar un liberalismo popular, que conecte con las aspiraciones que son populares y legítimas.

PANEL 2: Tiempos difíciles en una sociedad polarizada
El segundo panel se inició con la intervención de Federico Fernández, senior fellow del Austrian Economic Centre, quien dijo que se puede distinguir entre populismo de izquierdas y populismo de derechas, pero que las diferencias son muy sutiles y tienden a desvanecerse cuanto más tiempo están en el gobierno unos y otros. De hecho, todo populismo termina siendo antimercado y antidemocrático.

Adrián Rodríguez, filósofo y psicólogo, señaló que hay un concepto equivocado de lo que es el populismo. Se ha intentado criminalizarlo sin entender el contexto en el que se está produciendo. Los nuevos ejes que busca la gente tras la caída del muro de Berlín están empezando a ensayarse con el populismo porque las antiguas certezas de izquierda y derecha ya no funcionan. El populismo, en este sentido, es una fuerza emergente con un nuevo discurso.

Gloria Álvarez, politóloga de Guatemala, destacó, por su parte, que la derecha tradicional y conservadora en Latinoamérica, en lugar de implementar la libertad de mercado lo que hizo fue construir un capitalismo de amiguetes. Pero para la gran masa, la inclusión en el mercado solo fue como consumidores, no como emprendedores. Esa derecha no casa con los milenials, la generación más tolerante de la historia. De ahí es de dónde surgen esos movimientos de ‘alternative right’. En Latinoamérica también existe el izquierdista conservador. Mucha gente se vuelve progre, porque no se comprende que el individuo vale como individuo, con derecho a la vida, la libertad y el patrimonio.

Enrique Couto, analista financiero y cofundador de Visual Politik, comentó que una cosa es la retórica populista, que respeta las instituciones, y otra el movimiento populista, que pasa a la democracia totalitaria y trata de excluir a la minoría. El primer ingrediente del populismo es la frustración. También indicó que, si la UE no establece un marco de competencia, entonces será un caldo de cultivo para el populismo como consecuencia de esa frustración de la gente.

Para Fernández, si hay debilidad institucional, el populismo arrasa. El gran problema europeo, en ese sentido, es que se populice la política. Rodríguez culpa del avance del populismo al hecho de que nos sigan gobernando las viejas élites globalistas, como la ONU o la UE. En su opinión, el eje arriba-abajo está en marcha y es contradictorio con el eje izquierda-derecha.

Álvarez, en cambio, considera que el problema es que el progre no analiza las consecuencias últimas de sus ideas y se queda en las soluciones fáciles. La batalla de las ideas es su talón de Aquiles. A partir de ahí, el discurso que les queda es la denigración y el insulto. El populismo es un mecanismo de manipulación que utilizó la guerrilla marxista cuando se quedó sin financiación tras la caída de la Unión Soviética. Y la derecha vio que el populismo era una forma de ganar las elecciones.

Couto cree que hay esperanza, pero fuera, en el comercio internacional. Puede que el liberalismo no sea ‘cool’ en Latinoamérica o Europa, pero sí que lo es en Asia. Allí, el apoyo al capitalismo es abrumador. Además, en Latinoamérica ya está cayendo el socialismo del siglo XXI y eso puede curar a Europa del mal del populismo.

PANEL 3: La burocracia contra la prosperidad: del rule of law al laberinto regulatorio
La mesa se inició con la intervención de Adrià Pérez Martí, Economista y fundador de la Escuela La Travesía, quien se refirió a la regulación de la educación en España. Dijo al respecto que las reglas que hay en nuestro país son bastante dañinas porque hacen que el sistema sea más rígido e intervencionista, con lo que no permite desarrollar un proyecto educativo. La composición de la plantilla de maestros está determinada ex ante por la legislación, porque lo que se busca es la estandarización. Pero lo que hay que hacer es potenciar las diferencias entre los niños.

Por su parte, Andrea Martos Esteban, bioquímica especializada en ingeniería y diseño farmacéutico, habló sobre los aspectos regulatorios de la investigación y destacó los problemas de financiación de la ciencia. Se tiende a ver todo en términos de gasto en porcentaje del PIB y pensar que con ello se obtienen mejores resultados. Pero no se distingue entre el origen público o privado de los fondos. Cuando eso no se tiene en cuenta se desincentiva la capacidad innovadora. También está todo lo referente a la aprobación de nuevos medicamentos. Es positivo que exista un cierto grado de estandarización en el proceso, pero hay que preguntarse si todos los medicamentos deben pasar por el mismo proceso de licenciación.

Sara Rodríguez, manager de Asuntos Públicos y Relaciones Institucionales de Sharing España, explicó que Sharing España es un colectivo de empresas que trabajan en la economía colaborativa e indicó que la gente piensa que detrás de la economía colaborativa no hay una empresa, cuando la realidad es que sí la hay. Las plataformas prestan un servicio, que consiste en poner en contacto a quien tiene algo con quien lo demanda o lo necesita. La primera batalla en este terreno ha sido la de las plataformas de financiación. Lo primero que se hizo fue regularlo y las empresas se sienten agradecidas por ello porque les dio seguridad jurídica.

En las plataformas hay sistemas de reputación y confianza, añadió. Por ello, debería dejárselas que se autorregulen y crezcan. En los sectores establecidos predomina la hiperregulación, pero hay que tener en cuenta que las plataformas no son lo mismo que los servicios subyacentes. Las plataformas no tienen pisos ni coches, por ejemplo. En este terreno estamos luchando contra las mentalidades tradicionales. Habrá quien gane y habrá quien pierda, por lo que habrá que hacer la transición de forma pacífica.

Por último, Jaime Rodríguez de Santiago, General Manager de BlablaCar para España y Portugal, se refirió a que España es el único país de los 22 en los que opera la compañía en el que se ha llevado a la empresa a los tribunales y en el que una administración le haya sancionado. El foco del conflicto viene de confundir la plataforma con el servicio subyacente y de intentar aplicar una regulación que no encaja con un proyecto nuevo. Y es que los incumbentes han pedido que se prohíba la entrada de nuevos agentes.

Compartir