Global Entrepreneurship Week

La Fundación Rafael del Pino organiza el encuentro “Global Entrepreneurship Week: emprender en un mundo global -mitos y realidades”,  con motivo de la celebración de la Global Entrepreneurship Week. En Madrid el  19 de noviembre de 2015. DS

From Start-Ups to scale ups

La Fundación Rafael del Pino organizó, el encuentro “Global Entrepreneurship Week: from start-ups to scale ups”, el lunes 16 de noviembre de 2015,  con motivo del lanzamiento de la Global Entrepreneurship Week en España.

En Europa, la importancia del crecimiento y el desarrollo de la iniciativa empresarial es compartido por la mayoría de los actores de la actividad emprendedora (empresarios, inversores, compañías, instituciones educativas, administración).

Mientras experimentamos una fuerte actividad en la creación de nuevas iniciativas a través de la multiplicación de aceleradoras, incubadoras, créditos blandos, crowdfunding, etc…) no se observa un gran número de empresas creciendo a nivel global, y por consiguiente, creando tanto valor como se esperaría ( puestos de trabajo..)

¿Cuales son los principales motivos que explicarían estas circunstancias?
¿Qué podemos aprender de nuestro entorno?
¿Qué deberíamos implementar para cambiar la situación?

 

Resumen Global Entrepreneurship Week

From Start-Ups to Scale-Ups

16 de noviembre de 2015

 

La Fundación Rafael del Pino acogió este lunes el lanzamiento en España de la Global Entrepreneurship Week, una semana de promoción del emprendimiento que tiene lugar en 125 países en los que se celebra un total de 35.000 eventos.

El acto lo abrió Mathieu Carenzo, presidente de Global Entrepreneurship Week Spain, quien destacó la importancia de contar con emprendedores que sepan hacer crecer las empresas, porque éstas crean empleo entre su tercer y su octavo año de vida. También destacó que existe una relación directa entre inmigración e iniciativa emprendedora.

A continuación Marcos Alves, cofundador y CEO de El Tenedor, quien señaló que emprender es una actitud ante la vida que requiere esfuerzo, liderazgo e ilusión. A su juicio, todo emprendedor debe hacerse cuatro preguntas básicas: qué valor aporta su idea, a que sector quiere dirigirse (uno que le apasione o en el que tenga experiencia), cuál es su modelo de negocio y si necesita o no financiación. Este último aspecto es importante, a su juicio, porque dar entrada a terceros en el capital puede hacerle perder el control de la empresa, por lo que aconsejó tratar de avanzar con recursos propios.

Alvess analizó el caso de El Tenedor, la empresa de reservas online en restaurantes, e indicó que su éxito se basó en que detectó un sector que necesitaba digitalizarse y estar en internet. A partir de ahí se creó un modelo de negocio basado en un software de gestión de reservas online que se ofrece gratuitamente a los restaurantes y unos ingresos basados en una comisión por comensal.

Las claves del éxito, señaló Alves, fueron creer en ellos mismos, priorizar objetivos a largo plazo, ofrecer el mejor servicio para los usuarios, aportar visibilidad y negocio a los restaurantes y saber adaptarse al mercado, por ejemplo, desarrollando aplicaciones para móviles.

El siguiente en intervenir fue Pedro Nueno, presidente de China Europe International Business School, quien explicó que cuando una start-up no crece es porque la gente se siente cómoda así, ya que el crecimiento requiere un cambio en la forma de trabajar (vender, negociar, etc.) y ese cambio es muy duro.

El crecimiento, dijo Nueno, implica empezar a ofrecer ese servicio, que puede ser tecnológico, para lo que se necesita gente a la que hay que motivar y retener y un dinero que a veces no es fácil de conseguir. Según indicó, una empresa necesita más dinero antes de llegar a la fase de crecimiento, por lo que hay que saber dar el salto desde los financieros duros (business angels, capital venture) a los tradicionales (banca).

Para Nueno, un bueno modelo de negocio es un negocio global, pero hay que tener en cuenta que una oportunidad es una oportunidad hasta que la ve todo el mundo y empieza a hacer lo mismo. Por ello, hay que ser rápido en el proceso de crecimiento, dijo.

Por su parte, Verne Harnish, fundador de la Entrepreneurs’ Organization, indicó que hay muchas empresas que nacen pero no crecen. Para crecer es preciso ir tras un gran mercado en el momento adecuado, tener una solución importante y contar con el equipo de personas adecuado. Después hay que cambiar el papel de empresario por el de líder, desarrollar una infraestructura y llevar a cabo acciones de marketing.

Este último elemento, según Harnish, es necesario para que la empresa se haga un nombre, capte la atención de los demás y consiga atraer talento.

Ana Segura, directora del Telefónica Open Future, indicó que éste es un instrumento para dinamizar ecosistemas de creación de empresas e identificación de talento, de aceleración de start-ups, de creación de espacios de crowdworking y de inversión en start-ups más maduras.

A su juicio, para que un emprendedor pueda triunfar necesita un equipo adecuado de personas, ambición personal en relación con la empresa, capacidad de resistencia y capacidad de sacrificio.