Jóvenes con futuro

Foto JcF Twitter

Talento y tecnología

 

 

 

 

La Fundación Rafael del Pino organizó el 14 de diciembre, el encuentro Jóvenes con futuro con el objetivo de promover el emprendimiento y desarrollar el talento de nuestros jóvenes.

Jóvenes con futuro es, además, un programa de prácticas que ofrece cada año a ingenieros y programadores españoles la oportunidad de desarrollar sus cualidades emprendedoras y técnicas realizando prácticas en una startup en España o en los EEUU. El programa Jóvenes con Futuro fue ideado por Bernardo Hernández y cofundado por StepOne y la Fundación Rafael del Pino en 2010, para ofrecer oportunidades profesionales a los jóvenes españoles. A este esfuerzo se ha sumado en 2015 la Fundación Banco Sabadell.

Resumen: Jóvenes con futuro: Talento y tecnología

14 de diciembre de 2015

El eje central del éxito de Silicon Valley es su filosofía de solucionar problemas y de solucionarnos bien. Ese es uno de los principales valores que adquieren los jóvenes ingenieros españoles que participan en las sucesivas ediciones del programa “Jóvenes con futuro”, que luego traen a España y aplican aquí al desarrollo de empresas tecnológicas

El pasado 14 de diciembre tuvo lugar en la Fundación Rafael del Pino el acto de presentación de la sexta edición del programa “Jóvenes con talento”, en el que participan también la Fundación Banco Sabadell y StepOne.

La presentación corrió a cargo de Bernardo Hernández, emprendedor y business angel, quien explicó que el objetivo del programa “Jóvenes con futuro” es llevar a los jóvenes ingenieros inteligentes al “ojo del huracán”, esto es a Silicon Valley, para que aprendan a montar empresas.

Según explicó Hernández, no es casualidad que todas las grandes empresas tecnológicas se encuentren allí. Silicon Valley, expuso, ha sido capaz de crear un valor tremendo en muy pocos años. El valor de sus empresas es de “tres veces y pico” el valor del PIB español, gracias a la revolución digital.

Bernardo Hernández indicó que en Silicon Valley se adquieren cinco valores, que son denominador común de todos cuantos pasan por allí. El primero de ellos es la cultura de las empresas de allí, cuya vocación es la de solucionar un problema que afecta a cientos de millones de personas y de solucionarlo bien. Incluso, si puede ser, con potencial para generar miles de millones de facturación.

El segundo valor es tener una ventaja competitiva, en el sentido de que la proximidad con otras personas que trabajan en el ámbito tecnológico genera un entorno de generación e intercambio de ideas que hace de Silicon Valley un lugar único.

El tercer valor es el del foco, el de concentrarse en hacer una cosa y hacerla bien y no pasar a otra hasta que todo esté bien hecho.

El siguiente es el relacionado con la financiación. Consiste en asegurarse de conseguir el dinero suficiente para poder desarrollar las ideas, un aspecto este que los ingenieros españoles, en general, no suelen hacer o no suelen tener demasiado en cuenta.

Por último, está el espíritu del trabajo duro, ya que la competencia “está a un click de distancia”. Este valor crea una ética de trabajo sólida, en la que la gente no repara en horas de trabajo, ni siquiera en fines de semana, hasta que se consigue hacer lo que se pretende.

El acto concluyó con las intervenciones de varios participantes en el programa “Jóvenes con futuro”, dos actuales –Belén Cruz Zapata, ingeniera informática de movilidad en Groupon, y César de la Vega, ingeniero informático de Turo- y dos pasados –Alberto Díaz, responsable de movilidad de El Corte Inglés, y Cristian González, director de ingeniería de Onewest- quienes destacaron que la estancia en Silicon Valley les hace cambiar de filosofía de trabajo para empezar a pensar en productos, en ideas, en no parar de probar cosas nuevas.