Las cuentas y los cuentos de la independencia

La Fundación Rfael del Pino organiza un diálogo con motivo de la presentación del libro titulado “Las cuentas y los cuentos de la independencia” que mantendrán Josep Borrell y Joan Llorach. EN Madrid el 12 de noviembre de 2015. DS

Josep Borrell y Joan Llorach

La Fundación Rafael del Pino organizó, el 12 de noviembre,  un diálogo con motivo de la presentación del libro titulado “Las cuentas y los cuentos de la independencia” que mantuvieron Josep Borrell y Joan Llorach.

Josep Borrell. Catedrático Jean Monet de la Universidad Complutense de Madrid, Ex Secretario de Estado de Hacienda y Ex Ministro de Obras Públicas, Transporte y Medio Ambiente del Gobierno de España

Joan Llorach. MBA por el Massachusetts Institute of Technology y Fundador y CEO de la empresa tecnológica Interactora.

Resumen: Las cuentas y los cuentos de la independencia

Josep Borrell y Joan Llorach

(12 de noviembre de 2015)

Los argumentos del nacionalismo catalán en favor de su postura son una falacia que se ha convertido en una verdad incuestionable en Cataluña porque todos los gobiernos han hecho una dejación de sus funciones al respecto y no han desmentido esos argumentos. Para el ex ministro Borrell, el no haber desmentido la falacia del ‘España nos roba’, repetida constantemente por los nacionalistas, ha provocado que una parte de la sociedad catalana se sienta agraviada y apoye el independentismo.

 

Es posible que Cataluña tenga un exceso de solidaridad, porque es una comunidad rica. Pero ese exceso nunca ha sido superior al 1% o 2% del PIB catalán, no del 8% como dice el discurso nacionalista. De esta forma resumió Josep Borrel, ex secretario de Estado de Economía y ex ministro de Fomento, su crítica al argumento empleado por los nacionalistas catalanes de que ‘España nos roba’.

Borrell, que intervino con Joan Llorach, fundador y CEO de la empresa tecnológica Interactora, en el debate celebrado en la Fundación Rafael del Pino con motivo de la presentación del libro de ambos Las cuentas y los cuentos de la independencia, señaló que una buena parte de la sociedad catalana se cree los argumentos falaces del nacionalismo porque desde Madrid nadie ha desmentido nada de lo que han dicho. “Todos los gobiernos han abandonado el ring”, dijo.

Según Borrell, hay argumentos de sobra para contrarrestar las falacias del nacionalismo catalán, pero como no se han expuesto, el problema de Cataluña se ha magnificado. “Una parte de la sociedad catalana se ha apuntado al independentismo porque se siente agraviada”, destacó. A su juicio, un 20% de la población catalana se cree eso del ¡España nos roba’ porque es bombardeada de forma constante con una información falaz que nunca se desmiente desde otras instancias.

El problema, para Borrell, es que al haber hecho una dejación de funciones, “hemos dejado que la falsedad se convierta en una verdad incuestionable”. Para demostrar su afirmación, puso el ejemplo de las balanzas fiscales. Según el nacionalismo catalán, el gobierno federal alemán las calcula y las publica todos los años, cuando no es así. De la misma forma, el gobierno federal estadounidense jamás las ha calculado ni, por supuesto, publicado. Lo único que hubo al respecto en Estados Unidos hace quince años fue un estudio de un instituto de una universidad del sur y nada más. Sin embargo, el nacionalismo, en su mensaje, transforma ese hecho aislado y no oficial en algo que el gobierno federal estadounidense hace todos los años.

Llorach, por su parte, indicó que hay dos tipos de argumentos que utiliza el nacionalismo catalán: el económico, esto es, el de los 16.000 millones (8% del PIB) que Cataluña paga de más a España, y el político, centrado en la baja calidad de la democracia en España. En su intervención refutó ambos.

En relación con el argumento de los 16.000 millones, Llorach advirtió que en ese cálculo no se incluye, por ejemplo, el coste de lo que el Estado español hace para Cataluña, de los servicios que le presta. En este mismos sentido, Borrell recordó que las cuentas que hacen los independentistas no incluyen otras cosas muy importantes, como la pensión de quien cotizó en Cataluña durante su vida laboral pero disfruta de la jubilación en otro lugar de España.

Por lo que se refiere a los argumentos políticos, Llorach desmintió que los nacionalistas estén en contacto con otros gobiernos europeos, que se supone les apoyarían llegado el momento de la secesión. De hecho, indicó Llorach, ni Francia, ni Alemania, ni Italia tienen la menor intención de sentar con Cataluña un precedente separatista.

Los nacionalistas, añadió Llorach, emplean el argumento de la baja calidad de la democracia en España porque no les permite celebrar un referéndum de autodeterminación. Para defender su postura alegan que Obama dijo que la autodeterminación es un derecho universal, cuando de lo que hablaba el presidente de Estados Unidos es de países con regímenes dictatoriales que masacran a sus ciudadanos.