Thomas S. Robertson

The future of business education

The future of business education

La Fundación Rafael del Pino y la Fundación CYD, en colaboración con la Wharton School de la Universidad de Pensilvania, acogió la conferencia de Thomas S. Robertson titulada “The future of business education”, dentro del ciclo de Conferencias Magistrales “Europa ante los cambios universitarios”, el día 22 de junio de 2010.

Thomas S. Robertson afirmó que “No hay gestor de activos que tenga éxito a largo plazo siguiendo tan sólo una estrategia. Es importante tener, en primer lugar, una cartera diversificada, como tenemos en la Universidad de Pensilvania. En segundo lugar, tenemos liquidez en nuestra cartera, lo que nos ha protegido en los últimos dos años. El resto de nuestros activos han estado invertidos en empresas de primer orden y en parte, en bonos del Tesoro norteamericano. Toda esta filosofía nos ha funcionado muy bien en los últimos dos años, acompañada por alguna inversión alternativa como hedge funds y activos inmobiliarios, pero con muchas más precauciones que algunas entidades similares a la nuestra. Si hablamos exclusivamente de la gestión de los capitales fundacionales, la regla de oro es la diversificación”.

Respecto a las tendencias actuales en la formación empresarial, Thomas S. Robertson dijo que “Las escuelas de negocio deben tener una visión global y tenemos que satisfacer las necesidades de las multinacionales. Otro de los grandes cambios está en el hecho de que las multinacionales buscan soluciones globales, en parte por la recesión y la crisis, que ha provocado recortes en la formación interna de las compañías y el número de personas que imparten formación empresarial. Las empresas demandan el estudio de sus necesidades, el diseño de programas de formación específicos y su desarrollo. Nos piden que demostremos que la formación añade valor. El tercer factor de cambio está en el uso de la tecnología para impartir formación mixta. Las empresas quieren formación personal, pero se empieza a notar la demanda de formación on-line por parte de las empresas, con una mezcla de ambas como solución ideal, tenga la forma que tenga. Creo que esto va a seguir evolucionando al ritmo que evolucione la tecnología y que cada vez tendrá más peso en los programas de formación empresarial”.