Global Entrepreneurship Monitor: Informe GEM España 2015

Iñaki Peña, Conchi Gallego, Aurelio Jiménez y Miguel Ángel Martínez Vidal

Watch in English

Audio mp3Descargar audio castellano

Audio mp3Download english audio

Resumen

El pasado 12 de mayo la Fundación Rafael del Pino organizó la presentación del informe “Global Entrepreneurship Monitor. España 2015”.

El acto se inició con las palabras de Pedro Alonso, director de Santander Universidades España, quien se refirió a algunos resultados del informe, como que ya hay más universitarios que prefieren emprender a trabajar para una empresa o para la Administración. También destacó que mejora la percepción del fracaso.

A continuación intervino Federico Gutiérrez-Solana, director del Centro Internacional Santander Emprendimiento, quien señaló que la sociedad es más consciente de que la innovación y el emprendimiento son imprescindibles para tener una economía sostenible, productiva y que crezca. Y añadió que es preciso gestionar el conocimiento pensando que es la materia prima del futuro.

Por su parte, Ana Fernández-Laviada, directora ejecutiva de GEM España, explicó que el Global Entrepreneurship Monitor es un proyecto a nivel mundial en el que participan países de cinco continentes y en el que España cuenta ya con dieciocho equipos de investigación. Lo que hace el GEM es estudiar el fenómeno emprendedor (los valores, percepciones y aspiraciones de los emprendedores) y el entorno en el que se desarrolla (los obstáculos, los apoyos y las recomendaciones).

La parte final del acto fue ocupada por una mesa redonda para analizar el informe. Iñaki Peña, director técnico de GEM España, explicó que, según el informe, el principal obstáculo a la hora de emprender para la mitad de la gente es el miedo al fracaso, sobre todo si no hay una segunda oportunidad. Ese mismo porcentaje es el de gente que piensa que está capacitada para emprender, mientras que tres de cada siete persona dicen conocer gente con la que compartir este tipo de proyectos.

Peña también destacó que, en ocho años, el porcentaje de personas que consideran emprender en los próximos tres años ha pasado del 6% al 12% y que la mitad de ellas se animan a intentarlo. También dijo que se ha detectado un aumento del número de personas que se deciden a emprender por necesidad, que la presencia de la mujer va a más poco a poco y que hay una mayor presencia de universitarios entre los emprendedores.

Por último, indicó que la mitad de las empresas que se crean se hace con una inversión inferior a 17.000 euros, que en el 70% de los casos el dinero sale del bolsillo del emprendedor y que solo el 30% piensa en innovar y el 20% en exportar. Esto es como consecuencia del entorno.

Conchi Gallego, directora de la Red de Empresas Sociales, señaló que en el emprendimiento social el miedo es un poco menor, que como se aprende a emprender es emprendiendo y que hace falta una cantera a partir de la educación en el emprendimiento.

También dijo que el emprendimiento es una actitud de vida y que una sociedad que emprende se preocupa de las personas que tiene a su lado, solucionando retos sociales o cambiando el entorno que las rodea. Por último, denunció la falta de fórmulas legales para el emprendimiento social. En este sentido, consideró necesario contar con herramientas e incentivos fiscales a la inversión e ir hacia modelos híbridos de financiación.
Para Aurelio Jiménez, director de Desarrollo de la Fundación Incyde, la actitud hacia el fracaso se refiere al entorno, por las deudas que pueda acumular la persona que fracase. Asimismo, señaló que los autónomos también son emprendedores, pero con apoyos distintos a las empresas. Además, advirtió de que hay un desajuste entre las cualificaciones y las necesidades de los proyectos de emprendimiento que tienen más visibilidad, esto es, los tecnológicos, que son más difíciles de montar que una empresa básica.
Por último, Miguel Ángel Martínez Vidal, director del Departamento de Metodología y Desarrollo de la Producción Estadística, dijo que el 25% de los proyectos empresariales no llega al primer año de vida, que el 40% no pasa del segundo y que menos de la mitad siguen activos al finalizar el cuarto. También dijo que se están creando algo menos de 300.000 empresas al año y destruyéndose algo más de esa cifra y que se crean mayoritariamente en el sector servicios. Y que las empresas jóvenes que son innovadoras lo son mucho más que las ya consolidadas.

“La Fundación Rafael del Pino no se hace responsable de los comentarios, opiniones o manifestaciones realizados por las personas que participan en sus actividades y que son expresadas como resultado de su derecho inalienable a la libertad de expresión y bajo su entera responsabilidad. Los contenidos incluidos en el presente resumen, realizado para la Fundación Rafael del Pino por el profesor Emilio González, son resultado de los debates mantenidos en el encuentro realizado al efecto en la Fundación y son responsabilidad de sus autores.”