Reformas para un crecimiento racional de la economía española

Juan María Nin, Joaquín Almunia y John Müller

Watch in English

Audio mp3Descargar audio castellano

Audio mp3Download english audio

Resumen

El 19 de abril de 2017 tuvo lugar en la Fundación Rafael del Pino el diálogo “Reformas necesarias para un crecimiento racional de la economía española”, en el que participaron Juan María Nin y Joaquín Almunia, con motivo de la presentación del libro de Nin titulado “Por un crecimiento racional”.

Nin, ex consejero delegado de Caixa Bank, indicó que es preciso que los principios económicos vuelvan a la filosofía. En ese sentido, su libro es fundamentalmente ideológico, dijo, porque su eje central se basa en el sistema de pensamiento europeo y en la Escuela de Salamanca.

A partir de ahí, Nin indicó que el legado que la sociedad española está dejando a las generaciones futuras es un legado de deuda. Antes, una empresa conseguía un poco de capital y después se endeudaba enormemente para realizar sus operaciones; ahora, en cambio, los nuevos empresarios rechazan la deuda y piensan en conseguir capital para su empresa. Eso es pasar del deudismo al capitalismo, y hay que hacerlo porque conduce a un crecimiento sano, mientras que el apalancamiento lleva a una exuberancia irracional.

Ahora hemos agotado un ciclo largo, de cincuenta años, en el que hemos tenido un crecimiento económico importante, basado en el consumismo y la política monetaria, cuyos motores fueron la demografía y la explotación ecológica. Esos impulsos se agotaron, pero la ingeniería financiera añadió más combustible, con lo que se creó una burbuja muy importante. La situación resultante es una de máximos históricos de deuda y de mínimos de capital. Cuando estalla la burbuja, aparece la fragilidad del sistema.

Ese ciclo de deuda ha concluido y ahora hemos entrado en un ciclo corto de intervenciones serias. No vamos a caer en el abismo, pero tampoco vamos a salir de la situación. Estamos atrapados en este ciclo corto y lo único que hemos hecho ha sido comprar tiempo.

Por su parte, Joaquín Almunia, ex vicepresidente de la Comisión Europea, recordó que en ese ciclo de cincuenta años hay una fase intermedia en los años 70, caracterizada por la ruptura del sistema monetario internacional en 1971 y por la crisis del petróleo de 1973, que dejó a los países en una situación muy complicada. La respuesta a ello fueron las políticas de desregulación y liberalización de Reagan y Thatcher. La segunda parte del ciclo tiene que ver con la aplicación de dichas políticas. Ahí se abre una oportunidad para la deuda, que es una oportunidad para el desarrollo del sistema financiero.

También había que tener en cuenta los desequilibrios macroeconómicos que tenía el mundo en 2008, en especial China y su elevadísimo superávit por cuenta corriente. Ahora la pregunta es cómo se crece sin política monetaria y sin política fiscal. En este sentido, Nin advirtió de que podríamos vernos atrapados en un sistema de deflación y crecimiento y Almunia insistió en que, para salir de él, hay que potenciar la demanda.

En relación con el rescate de la banca española, Nin comentó que esta cuestión se trató en la reunión del Club Bildelberg de 2012. Entonces la banca necesitaba 150.000 millones de euros como mínimo, pero los mecanismos europeos para el rescate aún no se habían creado. Nin, entonces, defendió la necesidad del rescate argumentando que el ciclo económico español no es el europeo y que hay una disociación de tiempos y de ciclos; que en España sabíamos en que nos habíamos equivocado y, por tanto, teníamos la oportunidad de mejorar, y que en España no hay fraude.

Una parte de la sociedad española, incluido el Ibex, era partidaria de la intervención, pero otra parte planteaba un gran interrogante, y es que si se reconocía la necesidad de ayuda y se fijaba una cifra que luego no se correspondiese con la realidad, entonces habría el riesgo de una crisis de deuda en los mercados. Lo positivo de aquella situación es que Obama y Merkel estaban a favor de ayudar a España.

“La Fundación Rafael del Pino no se hace responsable de los comentarios, opiniones o manifestaciones realizados por las personas que participan en sus actividades y que son expresadas como resultado de su derecho inalienable a la libertad de expresión y bajo su entera responsabilidad. Los contenidos incluidos en el presente resumen, realizado para la Fundación Rafael del Pino por el profesor Emilio González, son resultado de los debates mantenidos en el encuentro realizado al efecto en la Fundación y son responsabilidad de sus autores.”