El asesoramiento científico en España y Reino Unido

Robin Grimes y Carmen Vela

Watch in English

Audio mp3Descargar audio castellano

Audio mp3Download english audio

Resumen

El 22 de junio de 2017 tuvo lugar en la Fundación Rafael del Pino el diálogo sobre “El asesoramiento científico en el Reino Unido y España.

Abrió el acto Robin Grimes, asesor científico jefe de la Foreign Commonwealth Office, quien se refirió a la importancia de crear una red de asesores científicos que puedan desarrollar una verdadera actividad diplomática. Se trata de asegurar que la política exterior esté informada por la mejor ciencia disponible y tener acceso a las redes científicas apropiadas.
Solo unos pocos países cuentan con asesores científicos en los ministerios de Asuntos Exteriores. Éstos son importantes porque crean las condiciones para el intercambio de conocimientos científicos. El Reino Unido tiene 90 personas de este tipo distribuidas en 31 países. También ha creado el London Diplomatic Science Club, con el fin de transmitir conocimiento científico a los diplomáticos.

La diplomacia científica persigue informar los objetivos políticos, proveer de evidencia científica y acceso a las redes científicas. En última instancia, busca mejorar los lazos políticos, sociales y económicos.

Gracias al asesoramiento científico se pueden reducir los riesgos asociados con situaciones de crisis o catástrofes, porque permite analizar, establecer causas, estimar el impacto y prever las consecuencias. El asesoramiento científico fue fundamental en casos como la gripe aviar, el ébola, las cenizas volcánicas, el accidente de Fukushima, las inundaciones en el norte de Inglaterra o el zika.

Nuestra capacidad de respuesta a situaciones de ese tipo descansa en las cadenas científicas de valor, que nos permiten analizar asuntos difíciles desde diferentes ópticas. Para que funcione, el asesoramiento científico debe basarse en tres reglas: asignar roles claros y responsabilidades, tener independencia y ser transparentes y abiertos.
Para organizar las redes de asesoramiento científico se necesita la colaboración del gobierno, comunicación y apoyo desde el Ministerios de Asuntos Exteriores, relaciones con la comunidad científica y tener acceso a equipos científicos y tecnológicos.

Carmen Vela, secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, señaló que el asesoramiento científico en España es un deseo porque creemos que es bueno para nuestro país. Y es que, aunque la ciencia española es una ciencia treintañera, estamos entre la décima y la undécima posición mundial en producción científica. Podemos decir que somos un sistema joven, pequeño y eficiente.

Nuestra experiencia en asesoramiento científico empezó en 2014. Lo necesitábamos para hacer frente al ébola. Debemos aprender a planificar este tipo de cosas.

Lo que necesitamos para ello es una comunidad científica implicada en incluir la ciencia en el debate político y público, canales de comunicación entre ambas partes, la disposición del ejecutivo y del legislativo y crear una cultura de asesoramiento científico para la toma de decisiones científicas.
Ya tenemos un Consejo Asesor de Ciencia, Tecnología e Innovación, un Comité Científico y Técnico de la Agencia Estatal de Investigación, cursos de formación para científicos y agentes de la administración y programas de intercambio entre políticos y científicos.

“La Fundación Rafael del Pino no se hace responsable de los comentarios, opiniones o manifestaciones realizados por las personas que participan en sus actividades y que son expresadas como resultado de su derecho inalienable a la libertad de expresión y bajo su entera responsabilidad. Los contenidos incluidos en el presente resumen, realizado para la Fundación Rafael del Pino por el profesor Emilio González, son resultado de los debates mantenidos en el encuentro realizado al efecto en la Fundación y son responsabilidad de sus autores.”