WAVES: The digital Game is on

Pangea y MIT: nueva era digital

WAVES es un movimiento clave en el que los actores clave de hoy se reúnen para visualizar todos los cambios, desafíos y oportunidades que ha traído la Nueva Era Digital. Es un evento que ha sido concebido como una experiencia única, que reunió la experiencia de los gobiernos y las corporaciones, la visión de las nuevas generaciones y el conocimiento de una de las instituciones académicas más prestigiosas del mundo, el MIT. Todos juntos, revelaron, y discutieron la manera en que la era digital está transformando el mundo y está provocando algunos de los cambios más grandes que está sufriendo la sociedad.

WAVES fue un punto de inflexión en la forma en que nosotros, los seres humanos, percibimos nuestra capacidad de unir fuerzas, trabajar juntos y aprovechar las posibilidades traídas por esta era. El evento tuvo como objetivo acercar a estos jugadores a la vez que disfrutan del cambio y hacen que ocurran grandes cosas. Una experiencia con un mensaje optimista por el cual cada organización e individuo puede descubrir las posibilidades ilimitadas de transformación, innovación y desarrollo que aún no se han explorado en el siglo XXI.

RESUMEN

El 23 de junio de 2017 tuvo lugar, en la Fundación Rafael del Pino, el encuentro Waves, un evento que reunió la experiencia de los gobiernos y las corporaciones, la visión de las nuevas generaciones y el conocimiento de una de las instituciones académicas más prestigiosas del mundo, el MIT, para analizar la manera en que la era digital está transformando el mundo y está provocando algunos de los cambios más grandes que está sufriendo la sociedad.

Deborah Soule, Research Associate, MIT Initiative on the Digital Economy

Deborah Soule explicó que desde el MIT investigan cómo trabaja la gente y cómo se desarrollan las empresas, cómo interactúan y prosperan en un tiempo de profunda transformación digital. En este sentido, tratan de llevar a más gente a la economía digital y que tengan un papel en ella. Para explicarlo, utilizó una analogía, en el sentido de que la economía digital es como las olas que se aproximan a la playa y de lo que se trata es de aprender a coger la ola.
La tecnología evoluciona de forma exponencial y la cuestión es cómo lo afrontamos, puesto que las organizaciones y las cualificaciones profesionales cambian más lentamente. Para ello es preciso aclarar qué se entiende por una organización digital, puesto que no se trata exclusivamente de empresas digitales. Schindler, el fabricante de ascensores y escaleras mecánicas, Startucks o Domino’s Pizza también lo son porque emplean herramientas digitales para estar cerca de los clientes. El internet de las cosas también es digital. En resumen, el mundo digital está en todos los sectores.

Para que una organización se convierta en digital se requiere una combinación de capacidad digital y capacidad de liderazgo. Una vez que se consigue es importante utilizar el aprendizaje colaborativo para difundir los conocimientos que se generan. Las empresas que lo hacen son muy abiertas en lo que se refiere a los temas laborales porque necesitan que la gente sea creativa, imaginativa y colaborativa.

El funcionamiento de las organizaciones digitales depende en gran medida de lo que la gente cree, de la cultura de la organización. Esas creencias condicionan los comportamientos frente al cambio. Por ello, para realizar el cambio es preciso construir una mentalidad fuerte favorable al mismo.
La cultura de la organización es el conjunto de asunciones compartidas por un grupo para resolver sus problemas de adaptación externa e integración interna. En las organizaciones digitales, esa cultura implica velocidad, el deseo de tener impacto, innovación constante, colaboración, transparencia y autonomía. Esto se traduce en la práctica en una experimentación rápida, auto organización, atención intensa al cliente, toma de decisiones a partir de los datos, escalabilidad y atención a los resultados.
Las distintas organizaciones tienen valores diferentes y también diferentes normas culturales. En cualquier caso, los valores de las empresas digitales no son nuevos e implican tanto confianza como un cierto grado de apertura.

Liderar esa cultura organizativa implica un tipo de liderazgo diferente, que empieza por dejar que la gente juegue, que experimente y desarrolle sus propias cualidades, porque como se aprende es haciendo las cosas una y otra vez. Además, es preciso que las personas salgan de su zona de confort y vayan más allá.

Pablo Vidarte, CEO de Arkyne Technologies & Bioo

Pablo Vidarte inició su intervención preguntando si podría tratarse a una planta como si fuera un panel solar. Esa es la cuestión que se planteó con sus socios. Entonces, según dijo, vieron que había mucha gente haciendo proyectos similares y ellos combinaron esas tecnologías para desarrollar la suya propia con el fin de producir electricidad a través de las plantas.

En Bioo queríanhacer un proyecto autosostenible. Al principio necesitaban inversión y tecnología porque lo que hacen es incluir más bacterias electrofílicas que capturan las cargas eléctricas que se desprenden en la fotosíntesis. En el proceso generan agua. Esta técnica tiene muchas aplicaciones.

El producto principal de Bioo es un panel de un metro por un metro. Para proporcionar electricidad a una casa se necesitan 110 paneles y la ventaja es que producen electricidad tanto de día como de noche. La empresa necesita a los early adopters para financiar el motor de la compañía.
La idea que subyace en todo ello es la de conseguir un mundo más sostenible. Un panel solar consume una gran cantidad de litio, que es caro y contamina. En cambio, Bioo ofrece soluciones que poco a poco son más eficientes porque consideran que siempre hay una solución que va más allá.

Javier Agüera, vicepresidente de Business Development en Snips

Javier Agüera inició su intervención recordando que la primera revolución industrial se inicia con la aparición de la máquina de vapor. Las ciudades se poblaron durante la misma. La segunda revolución industrial se caracterizó por la fabricación en masa, la especialización del trabajo y la educación universal. En la tercera revolución aparecen el ordenador y el microchip y llega internet. En la cuarta revolución industrial van a llegar tantas tecnologías al mismo tiempo que van a empujarnos a un futuro incierto.

Los cambios que se avecinan son rápidos, simultáneos y sistémicos. La inteligencia artificial va a afectar a todos los negocios y departamentos y va a hacer las tareas mejor que los humanos; va a permitir detectar las necesidades y adelantarse a las mismas. Funcionará gracias a la voz. El problema es que la voz es biométrica y hay que protegerla. En este mundo, por ello, la privacidad cobra un protagonismo especial. De hecho, hoy la cuestión respecto al almacenamiento de datos no es si los robarán o no, sino cuando los robarán.

¿Qué actores podrán responder a los retos que se avecinan? En este sentido, la imagen de Silicon Valley no es real. Es la tecnología militar la que lo hace un sistema perfecto para crecer, junto con la existencia de un sistema inversor que hace esto posible. Pero, de vuelta a los retos, Agüera identificó los siguientes: los exploradores crecen más rápido y generan más valor que los explotadores; no se trata de tecnologías, sino de sistemas; el futuro por defecto que acompaña al cambio tecnológico no es asumible, hay que diseñar el futuro; empoderar a la sociedad con conocimiento, propósito y valores.

Panel: Tecnología, el nuevo amigo del hombre

Javier Agüera, vicepresidente de Business Development en Snips; Pablo Vidarte, CEO de Arkyne Technologies & Bioo; Juan Garrigosa, director de Innovación de Endesa, y Juan López Carretero, responsable de M&A Digital en BBVA

Juan López: En BBVA tenemos setenta millones de clientes, de los cuales veinte millones son digitales. Esto es una gran oportunidad, pero con sus riesgos puesto que hay que dar respuesta cuestiones como el lavado del dinero o la financiación del terrorismo. Ahora acabamos de crear un producto que permite enviar dinero a través de WhatsApp. Y es que la tecnología genera oportunidades, pero también riesgos. Intentamos incorporar las cosas que tienen valor a la cultura y a la organización empresarial, cogiendo lo mejor de lo que se ve que funciona.

Javier Agüera: En ciberseguridad hay que distinguir entre el papel del gobierno y el de la empresa privada. Las empresas que invierten más no lo están haciendo en ciberseguridad por el coste que ello supone. En lo público hay que actuar en relación con la utilización que hace de ello el terrorismo. Además, hay que tener en cuenta que la privacidad es un derecho fundamental en el que todos tienen que invertir, pero también hay que cambiar las mentalidades, por ejemplo, en lo referente al uso del móvil en espacios públicos.

Juan Garrigosa: La tecnología está cambiando mucho el mundo de la energía y va a incrementar su presencia entre nosotros; coches y autobuses eléctricos, edificios inteligentes que van a generar su propia energía, el abaratamiento de los paneles voltaicos, las baterías, el big data, … Otras tecnologías han bajado sus precios. Por tanto, tenemos que seguir transformándonos o desapareceremos.

Pablo Vidarte: Muchas empresas empiezan como una start up, donde todo es nuevo y colaborativo. Luego comienzan a crecer y ahí es cuando tienen que empezar a dar el salto. Es una evolución, una cadena. Pero son empresas más abiertas y flexibles que las empresas tradicionales. Nosotros hemos trabajado con todo tipo de empresas grandes porque la colaboración siempre viene muy bien. Las ayudas públicas también son importantes.

Lucía Sánchez, CEO de Unicorn Gamers y la CEO más joven de España

Lucía Sánchez, de diecisiete años de edad, inició su intervención contando su trayectoria emprendedora. Con diez años abrió un blog sobre tecnología. Con once intentó diseñar juegos. Con trece vendió camisetas personalizadas a través de internet. Cuando diseñó su primer juego, Crazy Block, solo consiguió cien descargas. Entonces envió notas de prensa a todas partes y en un par de meses logró diez mil descargas. Después lanzó su segundo juego e inició otros proyectos. Luego empezó con el diseño de páginas web y con el desarrollo de tiendas online.

En su opinión, internet ha hecho que nazcan más emprendedores. Además, si uno no sabe algo, internet ofrece recursos para emprender y crear. También permite ofrecer productos digitales y no hace falta contar con tiendas físicas. Además, permite vender a nivel mundial y hacer marketing online, así como buscar financiación en las plataformas de crowdfunding.

Por lo que se refiere a los recursos humanos, considera muy importante establecer objetivos ambiciosos, pero sin olvidar la necesidad tanto de socializar como de formación permanente, así como tener una flexibilidad que permita compaginar los hobbies con la vida laboral.

Por lo que se refiere a la adaptación de las grandes compañías a la generación digital, recomendó contratar gente joven, eliminar las jerarquías, modernizar las oficinas y desarrollar proyectos mixtos en los que intervengan equipos formados por personas de la generación Z, millenials y personas de la generación X.

En cuanto al futuro laboral, señaló que los robots eliminarán tareas repetitivas que generan poco valor añadido y generarán más competencia, pero también habrá más emprendedores.

Pablo Santaeufemia, confundador de Bridge for Billions

En la estructura del tejido empresarial de los países más ricos lo que más abunda son las pequeñas y medianas empresas (pymes). Los otros, lo que tienen sobre todo son microempresas. Sin pymes no se consigue un tejido económico adecuado, pero hay que crearlas.
Para ayudar a crear empresas hemos desarrollado Bridge for Billions, un software de ayuda a emprendedores para poner en marcha su negocio.

Los ecosistemas de emprendimiento son muy poco inclusivos, sobre todo con las mujeres. Nuestra meta es ayudar a que los programas de emprendimiento puedan llegar a mucha más gente. Después se les da las herramientas para un negocio y para comunicarse con aquellos que tienen recursos. Incubamos emprendedores.

No hace falta tener tecnología, porque hay un montón de innovación que no la tiene. También trabajamos para incorporar mujeres. También ayudamos a emprendedores de fuera a través del mentoring y a fomentar el intraemprendimiento.

Panel: Talento, fuerza conductora de cambios

Lucía Sánchez, CEO de Unicorn Gamers y la CEO más joven de España; Pablo Santaeufemia, confundador de Bridge for Billions; José Luis Saiz, director general de Calidad Pascual, y Raul Grijalbo, presidente ejecutivo de Manpower Group Spain

Pablo Santaeufemia explicó que los equipos multidisciplinares y multigeneracionales son más eficientes para trabajar y afrontar los cambios. Además, hay que adaptarse a la digitalización, pero también adoptar nuevas metodologías. También señaló que quien emprende es por falta de oportunidades en el sentido de que las metas de las empresas no se alinean con las de los trabajadores.

José Luis Saiz señaló que no se han conseguido grandes cosas de forma individual a la hora de adaptarse a los cambios, sobre todo por la rapidez con la que están cambiando las cosas hasta el punto de que una inversión puede quedarse caduca en seis meses. Pero lo primero de todo es un cambio de actitud. Asimismo, señaló que empoderar a las personas lo es todo. Para ello hay que crear el entorno adecuado y dar la oportunidad a la gente, que las personas se puedan formar a través de proyectos. Por último, advirtió que estas cosas no pasan si la dirección no se implica.

Raúl Grijalbo destacó, al respecto, que una de las competencias del futuro es la capacidad de colaborar. Y es que la diferencia entre lo que tenemos y lo que viene estriba en las competencias y capacidades que se necesitarán. La clave es movilizar el talento y para ello hay que tener capacidad de aprendizaje, promover el autoemprendimiento y contar con un liderazgo que haga que la personas quieran dar lo mejor de sí mismas. También recordó que para los millenials la primera prioridad es la estabilidad en el puesto y en la compañía si los gestionan por proyectos. En este sentido, las compañías se han tenido que mover de dónde estaban porque el talento es extremadamente móvil y se mueve de un sitio a otro si no está a gusto.

Lucía Sánchez señaló la importancia de contar con un programa de prácticas, que es muy interesante para aprender e incorporar ese conocimiento a la empresa. Y añadió que el freno al emprendimiento entre las chicas es por la educación que reciben.


Vivian Graubard
, Chief Technological Office en la Casa Blanca con la Administración Obama

Pensábamos que la tecnología era algo que existía en un silo y, sin embargo, es mucho más, mucho más incluso que start ups. Puede ser un instrumento para conseguir unas instituciones más empáticas. En este sentido, si pensamos que el gobierno es fundamental para la democracia, nos preguntamos qué podemos hacer.

La tecnología no resuelve los problemas, pero es parte de la solución porque nos ayuda a conseguir que los ciudadanos sientan que la administración les presta atención y que puede responder a sus cuestiones e inquietudes. En este sentido, es importante asegurarse de que todo el mundo recibe una respuesta, y en su lengua materna.

La tecnología también ayuda a conseguir una mayor transparencia. Cuando esa transparencia se combina con los datos se puede construir confianza y responsabilidad. Hay que actuar mostrando que la administración escucha lo que se le dice y que mejora los sistemas de acuerdo con las necesidades de los usuarios. Y todo ello pasa por crear el interés del público por el sector tecnológico.

Panel: Nuevo paradigma de la transformación

Vivian Graubard, Chief Technological Office en la Casa Blanca con la Administración Obama; Sophie Blum, vicepresidenta de Marketing para Europa y Emea de Procter & Gambler, y Víctor Matarranz, director general de Estrategia de Banco Santander

Vivian Graubard destacó la importancia de tener en cuenta a las personas para construir con ellas las soluciones. También es importante cambiar la forma de trabajar de la gente, educándoles para el cambio y para que asuman riesgos.

Víctor Matarranz señaló que la digitalización lo cambia todo, incluidas las expectativas de los clientes, y hay que adaptarse a ello dando acceso a los clientes a los servicios en todo momento, en cualquier lugar, de forma rápida y por la vía digital. La banca ya nunca más será física. La forma en que trabajamos ha cambiado drásticamente a un entorno de colaboración. En el pasado nos centrábamos en los resultados, ahora lo hacemos en la satisfacción de los clientes. En este entorno de digitalización gestionar el talento es un desafío. Tus competidores no son bancos, sino empresas tecnológicas y ahí se plantean varias cuestiones. Empezando por dónde quiere trabajar una persona y siguiendo porque en las tecnológicas se hace mucho dinero. Lo que hacemos es tener gente especial en cada departamento que crean ese ambiento y con esa remuneración.

Sophie Blum indicó que en P&G están creando un sistema para acelerar la digitalización a través de la innovación abierta y trabajando con start ups. Ahora estamos usando todas las herramientas para entender mejor las necesidades del cliente y mejorar su experiencia.

Karl Koster, director de Relaciones Corporativas del MIT

Nuestro mundo se caracteriza por la digitalización e implica que el conocimiento está por doquier. También es un mundo más denso en el que crecen la población, la densificación y la tendencia a generarse clusters. Y es un mundo de cambio tecnológico exponencial.

En este mundo, los millenials son nativos digitales, empoderados por los datos, quieren sentirse bien y tener un propósito, buscan la diversidad, la diferencia, lo único; escriben su historia; son productores-consumidores autosostenibles; son personas que siempre están aprendiendo; quieren experiencias; comparten (en el sentido de la economía colaborativa); son validadores sociales y para ellos el sentirse bien es una forma de vida.

Lo que les diferencia de la generación Z es que son más multitareas, son más emprendedores, empiezan antes, tienen expectativas más altas y le dan importancia a la individualidad.
Por lo que se refiere al futuro, empezando por la digitalización, con ella los datos se mueven como en un sistema multisatélites, permitiendo muchas cosas, como el control en todo momento de la localización de un paquete que se está transportando, monitorizar los campos, controlar el tráfico y las condiciones meteorológicas y medioambienteales.

Esto es importante porque en el futuro tendremos una población urbana en un 90% y las ciudades serán responsables del 80% de las emisiones de dióxido de carbono y del 75% del consumo de petróleo.

Por lo que se refiere al cambio tecnológico, estamos entrando en una nueva era que vendrá caracterizada por la impresión 3D, la bioimpresión, la inteligencia artificial, la realidad virtual, el reconocimiento facial, el aumento de las capacidades del ser humano y la medicina molecular.
Los grandes desafíos serán la falta de oportunidades laborales, la alimentación, la falta de educación y la pobreza.

Compartir